Grupos de trabajo

El Inconsciente y sus bordes (Rosario).

Valora este artículo
(0 votos)

El grupo sostiene un proceso de trabajo en torno a la dimensión simbólica, imaginaria y real de lo inconsciente. Partimos de tomar en cuenta la cuestión freudiana del sentido que se despliega en y por la palabra en la trasferencia; cuyos bordes implican el estatuto del deseo, las pulsiones y la fantasía en la puesta en relación del sujeto en el discurso. Sostener la interrogación sobre lo inconsciente implica ubicar la importancia radical de los problemas que esto acarrea, sobre todo la importancia de la sexualidad y del acceso del sujeto a lo simbólico y aún la sujeción a las leyes del lenguaje. En este dominio está el profundo cuestionamiento freudiano a la “verdad” que involucra a cada quien que se decide realizar una experiencia de psicoanálisis. Ya sea como psicoanalizante o como psicoanalista.

Afirmamos que la responsabilidades no se equivalen y que de parte del psicoanalista está el poder poner en cuestión aquello que lo lleve a ejercer un psicoanálisis que esté al servicio de la readaptación del individuo al su medio social.   No es solo un temor ideal, sino el ejercicio real en el que devienen los psicoanálisis cada vez que se establecen dentro de los estándares psicológicos y médicos en el que se sostiene la demanda de adaptación social.  También, los análisis de los que resultan analistas religiosamente adaptados a la palabra mayor de quienes ejercen el dominio ideológico institucional en nombre de ciertos Ideales. Si el orden del psicoanálisis es el del síntoma, su práctica implica, entonces, que la cura toma su asiento en el tratamiento de y por la palabra.  Proceso que subvierte la relación médico –  enfermo en la que este acepta disponer su cuerpo y su persona a las intervenciones del médico. La apuesta central de Freud en relación a la práctica psicoanalítica es la de un sujeto que asume su posición como resultado de la palabra dirigida a otro.  Por esta vía es que se hace evidente la existencia del inconsciente como aquello que inaccesible a la conciencia.  Desplegar el estatuto de la palabra como central en la experiencia psicoanalítica implica  tomar en cuenta que se trata de una experiencia en la que el estatuto del decir está articulado a lo inconsciente. Pretendemos despejar entonces las relaciones que se presenta en torno a la pregunta por la acción de la palabra.  Con ello recorrer los bordes en los que lo inconsciente se constituye topológicamente como un “conjunto abierto cerrado” y con ello dar cuenta del pasaje de la analogía aristotélica a la lógica estoica. Pasaje que Lacan realiza cada vez al distinguir la lógica de la Represión de la lógica de la Repetición.

 Juan Alberto Manino

Las reuniones presenciales son cada 15 días y en el período entre reuniones se prosigue el intercambio de ideas por medio de la página web. Quienes estén interesado en participar del grupo de trabajo – ya sea en forma presencial o por vía de la página web - pueden:

  • Suscribirse como usuarios de la página (clic aquí).
  • Como suscripto a la página enviar un mensaje a Juan Manino y solicitar su participación en el grupo (clic aquí).

Información adicional

  • Coordinador: Juan Alberto Manino
  • Integrantes: Martín Coronel, Héctor García, Jessica Rossi
Visto 2706 veces
  • No se han encontrado comentarios

Usuario conectados

Hay 55 invitados y ningún miembro en línea

Seguinos en Facebook

Suscribite

Suscríbase a nuestro Boletín de Noticias, y manténgase al día con las novedades en la red de Psicoanalistas.